Datos personales

Mi foto
Granada, Spain
Nací en Cazorla (Jaén), el rincón más entrañable del mundo para mí, allí pasé mi infancia y primera adolescencia. Después en Madrid 16 años, ciudad generosa que acoge a todo el mundo, pero demasiado grande para mi alma rural. Por último en Granada ya más de 20 años, fue el paraíso encontrado después de salir del centro de Madrid. Licenciada en Historia Antigua, la enseñanza ha sido mi principal ocupación.

lunes, 13 de marzo de 2017





PEQUEÑA REFLEXIÓN EN EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER


Marie Curie, científica, premio Nobel en física y química, pionera en el campo de la radiactividad, dijo en una ocasión: “Nunca he creído que por ser mujer deba tener tratos especiales, de creerlo estaría reconociendo que soy inferior a los hombres”.

Estoy de acuerdo con ella y, por tanto, en contra de la discriminación positiva hacia nosotras. Eso nos humilla. No necesitamos ayuda para avanzar, somos autosuficientes, solamente que no se nos pongan trabas en el camino, que no se nos aparte de determinados campos por ser mujeres.

Como Dijo Diógenes a Carlo Magno, cuando éste le preguntó que podía hacer por él: “No necesito que me ayudes en nada, sólo apártate para que me pueda dar el sol”. No necesitamos que nos ayudéis en nada, sólo apartaros para que podamos avanzar nosotras también. Para que podamos avanzar todos.

jueves, 21 de enero de 2016

PERTENEZCO A UNA ESPECIE






 
 
Pertenezco a una especie que se afana con ahínco en encontrar o producir vida en el planeta Marte, mientras en su propio planeta destroza sistemáticamente la vida que prolifera por todas partes; investiga ardorosamente, en los laboratorios, la posibilidad de clonar dinosaurios a partir del ADN de sus restos óseos, a la vez que reduce más y más el hábitat del tigre de Bengala, junto a otros muchos animales, y los persigue hasta su extinción; construye fastuosos templos que atiborra de tesoros, oro y plata para adorar a un Dios que predicó la pobreza y el desapego a los bienes terrenales… En fin, así es mi especie.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

lunes, 15 de diciembre de 2014

lunes, 10 de noviembre de 2014

El estallido trágico de la vida



Serían las tres de la madrugada cuando me desperté. Es como si ya mi cuerpo se hubiera repuesto completamente del cansancio de la jornada y estuviera totalmente despierto y dispuesto a empezar con el trabajo de nuevo. O quizá es la inquietud de estar viva la que no me permite descansar esta noche, plácidamente, durante las siete u ocho horas que serían deseables. Deseables para que la vida se siga desarrollando en mí, como lo hace en las multitudes de formas de las que se vale para continuar existiendo y prolongar su trágico estallido. En el universo que conocemos, todos los elementos se deslizan, se atraen, se repelen, las partículas en continuo ajetreo. La materia se transforma y fluye hacia su destino, insensiblemente, cumpliendo inerte su misión. No hay ningún tipo de dolor. Y continuará así durante siglos estelares y edades ciegas. En temperaturas extremas y velocidades de vértigo, insensible, en calma, en paz. Hasta que ocurra la probabilidad, remota pero posible, de que tropiece con la Vida, de que sea engullida por ella al entrar en unas condiciones concretas e inverosímiles. La Vida acecha escondida en cualquier rincón del universo, todos hostiles para ella, hasta que se den un cúmulo de condiciones, las necesarias que le permitan desarrollarse, aunque sea a duras penas (lo aprovecha todo y tiene una enorme capacidad para existir en las condiciones más adversas) o en plenitud. Pobre materia la que caiga en su ámbito. Pasará de un estado de plenitud y sosiego, de inercia, de calma, a un laberinto de dolor en múltiples e incontables facetas. A un campo de batalla constante de supervivencia. Porque la vida, para perpetuarse, imprime en la materia el instinto de querer seguir viviendo aunque ello le cause dolor. El furor de la vida empuja a las plantas, a pesar de su aparente blandura, a derribar muros, a amarrarse a otras más fuertes, a desarrollar raíces en su entorno, para evitar su caída y muerte. Imprime a los animales, vertebrados e invertebrados, unos instintos implícitos e inconscientes para seguir viviendo. Hace que todos los seres vivos se modifiquen para adaptarse a  los medios geográficos o climáticos. Y, en el paroxismo de su furor vital, se inmola ella misma introduciéndose en unos seres cuyo fin es ser devorados por otros para servirles de alimento. Como el universo, en su infinita extensión, le resulta adverso y sólo encuentra algún resquicio a duras penas donde poderse desarrollar, allí se agarra con fiereza e impulso imparable y se vale de todo. Usa la belleza, la atracción mutua entre miembros de una especie para multiplicarse y expandirse, aromas para su fecundación, formas, placeres… Inventa sentimientos, ajenos por completo al resto del universo, sublimes, profundos, capaces de trastocar la esencia de los seres en que vive. Esta estratagema la emplea especialmente en los “seres superiores”, aquellos a los que ha dotado de una inteligencia más elevada y que, lejos de ser los más privilegiados, son los que con más intensidad experimentan el dolor de estar vivos. Porque los ha dotado de una capacidad de conocimiento muy superior a la revelación que está dispuesta a otorgarles, porque les ha incubado una sed de plenitud y eternidad que es incapaz de saciar.  Nos urge de inquietudes y anhelos, cuando sabe muy bien que sólo nos necesita un breve espacio de tiempo, un instante del universo, para eternizarse ella, pasando de uno a otro ser. Después de que nos haya usado, seguiremos siendo materia inerte, mientras ella prosigue su marcha, abriéndose camino incluso entre parte de nuestros propios despojos, que aprovecha para sembrarlos de otro tipo de vida, quién sabe si afligida con mayor o menos dolor.

 En esta noche insomne, soy consciente de su juego de eterna errante y no sé muy bien si agradecerle que me haya elegido para su persistencia, regalándome tantos momentos únicos y también tantos dolores, o maldecirla por darme a probar esta existencia, consciente y vital, teniendo la certeza de la brevedad de mi vida prestada. Entró en mí llena de lozanía y me va destruyendo, poco a poco, hasta el momento que salga por completo abandonándome totalmente destrozada, siendo un despojo.

 En el silencio y la quietud de esta noche, frente a una luna deslumbrante a la que no ha tocado, siento un desamparo similar al que sentí en algún momento de mi infancia, cuando en la montaña el sol se empezaba a retirar y el aire tenue, poco a poco, se teñía de sombras. Me sentí desvalida e indefensa, desamparada a pesar de estar con mi familia y otras personas. Miraba a mi padre, para mí la persona más fuerte y autosuficiente del mundo, y sentía que él también estaba desvalido en el desamparo que la Vida nos había puesto. Era una extraña sensación de soledad universal que, por suerte, sólo me duraba unos instantes y olvidaba pronto al emprender cualquier actividad. Un sentimiento que no llego a comprender cómo se producía en una niña de pocos años. Quizá fuera la intuición de lo que llegaría a saber, con certeza, al hacerse adulta.   

lunes, 8 de abril de 2013

El sol en el arroyo


El sol en el arroyo  es mi primer libro. Ha sido una gran satisfacción materializar este antiguo proyecto, que ahora trata de abrirse camino entre la difícil red de escritos anhelantes por ser escuchados, atendidos, leídos. Ajeno a los intereses que puedan condicionar su singladura, a las sensaciones que puedan provocar sus palabras si llegan a alguien.
Hoy lo lanzo suavemente con la esperanza de que sus pasos vacilantes de ahora lleguen a convertirse, con el tiempo, en un caminar decidido.

http://www.pasionporloslibros.es/el-sol-en-el-arroyo-%e2%80%a2-m-carmen-fernandez/





sábado, 12 de enero de 2013

 

 

 

 

Cuando le pregunté qué había pedido para el nuevo año, me contestó un "nada" reposado y sin amargura, mientras dejaba caer la barbilla sobre la parte superior de su bastón almohadillada por ambas manos. ¿Cómo es eso?, ¿No cree usted en Dios? Ni creo ni dejo de creer, me dijo, cualquiera sabe. Pero mire usted, si no hay Dios ¿a quién le voy a pedir algo? y si hay Dios sus planes son perfectos, no puede ser de otra forma, entonces no los va a cambiar para concederme lo que yo pida. De manera que no, no pido nada, sólo confío en la vida que corre por mis venas, que cualquiera sabe de dónde viene, y en mi propio esfuerzo de cada día.